• D-LAB

BIM: demasiada teoría, poca mejoría

Actualizado: 9 jul 2021

Últimamente no dejamos de leer y ver en los medios de comunicación avances en la transformación digital, metodologías 4.0, empresas super BIM, nuevos eventos internacionales, etc, etc... Pero dichos avances apenas se aprecian en nuestro día a día: las licitaciones siguen siendo muy escasas y desescaladas, las empresas no están formadas en metodologías ágiles, los estudios siguen trabajando en 2D y 3D sin alterar sus procedimientos y las contrataciones de obra se siguen haciendo en cascada, sin colaboración real.





Ya hemos hablado en varias ocasiones de la resistencia al cambio de nuestro sector, pero hoy vamos a entrar más en detalle y ver algunos de los factores que la generan:


Fragmentación de las empresas

La construcción es una de las industrias más fragmentadas del mundo, con una estructura de contratación que no es capaz de asignar responsabilidades y equilibrar riesgos entre las partes. Además, gran parte de los promotores y empresarios que se han consolidado en el mercado no tienen conocimientos técnicos ni experiencia suficiente para evolucionar en la dirección que nos marca la digitalización.

Procesos manuales

Seguimos aceptando fallos operacionales como un hándicap de la profesión cuando no es así. Seguimos desarrollando proyectos ineficientes, en unos casos por el diseño y en otros por las soluciones técnicas. El mercado no cambia, los promotores siguen contratando a las empresas que no proponen soluciones a estos problemas. ¿Por qué? Sencillo, porque no tienen estrategia, ni planifican con antelación, ni hacen buen uso de la comunicación, ni realizan seguimientos de su inversión.


Resistencia a la tecnología

El mayor problema de la construcción 4.0 es que hemos cambiado el software pero no hemos cambiado los procesos que afectan al diseño y la construcción hasta que entregamos el edificio. Disponemos de las herramientas para poder georreferenciar todos los activos del mundo y acabar con las infracciones urbanísticas de una vez por todas. Podemos detectar fácilmente si un presupuesto está manipulado, tan solo comprobando las 5 partidas más importantes de este. Podríamos hacer un mundo más sostenible, pero, de momento, nos negamos a hacerlo.

Otros factores

Si ya conocemos los problemas y todo lo que ofrece el BIM es tan bueno, ¿qué nos está impidiendo implantarlo? Las causas son variadas, pero podemos resumirlas en 8 puntos que son en los que se apoyan los "BIM Haters":

  • Organización insuficiente en los procesos de toma de decisiones y licitaciones.

  • Comunicación inadecuada entre agentes a través de informes ineficientes.

  • Gestión defectuosa del rendimiento de los responsables y acumulación de problemas no resueltos.

  • Malos contratos y malentendidos en la contratación.

  • Mal seguimiento de la realización del trabajo diario lo que impide prevenir colapsos.

  • Mala planificación a corto plazo que suele provocar imposibilidad de reacción rápida.

  • Mala gestión de los riesgos y de los responsables de estos riesgos.

  • Desaprovechamiento del talento de los perfiles que conforman los equipos.







Arquitectos, ingenieros, técnicos, hoy más que nunca es el momento de ejercer nuestra profesión, de que dejen de llamarnos delineantes, modeladores, dibujantes…. Y que personas sin formación accedan a los puestos que nos pertenecen. Somos PRE-CONSTRUCTORES, CONSULTORES y PREVISORES, cualquier persona que forme parte de un equipo BIM tiene su responsabilidad con el proyecto y estas responsabilidades no se deben desvincular unas de otras puesto que juntas definen el éxito o el fracaso del proyecto. La PRE-CONSTRUCCION genera aprendizaje y valor en obra.

El sistema de trabajo BIM no tiene sentido si no estamos exigiendo un control de calidad superior al proyecto, es una herramienta de mejora y no es automático al 100% como muchos quieren pensar. Podemos programar obras con más precisión que nunca, anticipar problemas de seguridad de las personas y mejorar la eficiencia de las construcciones durante todo su ciclo de vida.

En Dimension Lab somos unos férreos defensores del BIM y creemos que debemos luchar por él y por todo lo que aporta a nuestro sector.

¿Y tú, eres un BIM Lover o un BIM Hater?



23 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo