• D-LAB

Demasiada teoría y poca buena práctica.

Actualizado: 23 de dic de 2019


Este post está dedicado a todos los estudios de arquitectura e ingeniería que están empezando en el mundo BIM.

Lo primero, como siempre, será aclarar que no es imprescindible estandarizarse para beneficiarse de las ventajas del BIM, no obstante, cuando se trata de colaborar con otras empresas o responder a un BEP genérico, sí tendremos que ser muy meticulosos con nuestro trabajo y nuestros protocolos.


Hemos hablado en otros posts de los objetivos y usos del BIM, estos conceptos son el primer indicador para saber cómo debemos desarrollar nuestros modelos. Igualmente hay que entender que añadir usos a un modelo no es siempre compatible con la correcta coordinación de la información si no se han tenido en cuenta en fases anteriores. Y por esto es tan importante empezar a solicitar sí o sí los famosos EIR (Employer Information Requirement).


En el caso del BIM, pedir demasiado, deprisa y sin margen de tiempo no es la solución. Por eso vamos a reflexionar sobre su auténtica naturaleza.



Hay tantas definiciones de esta palabra que no va a ser fácil hablar de este tema sin encontrarnos con oposición.

Para Dimension Lab, la más universal es, que cuando se habla de BIM, se está hablando de una maqueta virtual de un proyecto constructivo donde todos los elementos son componentes virtuales cargados de información para diversos propósitos. Ahora bien, esto se puede lograr de muchas maneras, pero siempre entendiendo que hablamos de construcción y no solo de visualización.


Al construir estas maquetas virtuales debemos tener en cuenta el proceso constructivo para que cada elemento pueda ser estudiado independientemente en la fase de proyecto que le corresponde o por el departamento (no siempre técnico) que debe hacer uso de dicha información. Esto quiere decir que construir un modelo BIM debería asemejarse lo máximo posible a la forma en la que lo vayamos a construir. Evidentemente esto es una tarea compleja cuando estamos diseñando. Sin embargo, no lo es en fases de ejecución, ya que inevitablemente hay que organizarlo antes de empezar. Este es el trabajo que se está olvidando en la mayoría de los casos.



No queremos crear polémica con esta afirmación, pero sí queremos que los profesionales empiecen a pronunciarse. Si no, como siempre, serán otras personas (que no tienen que desarrollar nuestro trabajo) las que tomen las decisiones.


En relación a este tema, ¿cuál consideras mejor solución?:


1. Estandarizar tarifas de honorarios para poder abarcar estos servicios que lógicamente conllevan un sobrecoste adicional en personal cualificado y software original (es cierto que trabajar en BIM no es más caro, pero hacerlo bien si lo es)


2. Replantear la burocracia cara a la legalización de proyectos para favorecer la calidad y consulta de la información y que no sean trabas económicas y burocracias interminables lo que nos evada de hacer bien las cosas. Los cambios siempre los paga el proyectista, el cliente amenaza con no pagar y la administración nos han dejado sin herramientas para protegernos de la competencia desleal.


3. Crear más programas de ayuda para fomentar el uso de licencias originales y que las administraciones sean las primeras en aceptar que están obsoletas, tanto en comunicación entre ellas como tecnología a su alcance para evitar fraudes y encontrar conflictos.


4. Reducir las exigencias legales de la construcción dando prioridad a la seguridad y sostenibilidad de los proyectos. Dejando el ámbito de la calidad y pliegos de condiciones a las empresas constructoras. Que ellas se las arreglen con las empresas de seguros, administraciones e inmobiliarias y que de verdad se luche por proteger al cliente final (comprador).


5. Dejar de hablar de open BIM en fases de diseño y legalización y convertirlo en una etiqueta verde con la que podríamos obtener beneficios fiscales tanto en obra como durante el ciclo de vida de los proyectos. Así mismo, no disponer de esta etiqueta debería generar penalizaciones para que la gente se anime poco a poco a obtenerlas.


Lógicamente, estas soluciones no están maduradas y requeriría un gran esfuerzo desarrollarlas de manera justa para todos, pero si no proponemos, no avanzamos. Si encuentras alguna de estas soluciones atractivas o por el contrario, crees que son irrelevantes para favorecer al sector de la construcción, deja tus comentarios. No tenemos la solución universal, pero como cualquier problema real, habrá que acercarse a ella lo máximo posible.


55 vistas
  • Gris LinkedIn Icon
  • Gris Facebook Icono
  • Gris Icono de Instagram